Publicación de la Red Nacional de Mujeres

Excombatientes de la Insurgencia

EL CAMINO DE REGRESO A CASA

La guerra nos enfrentó hasta en la libertad de los afectos. Siempre que cayó un soldado sus familiares tuvieron el derecho de darle sepultura y despedir a su ser querido, mientras que para las familias de la guerrilla la incertidumbre sobre el destino final de seres queridos fue el pan de cada día. Cuatro mujeres y un hombre del Movimiento 19 de Abril, M-19, han encontrado el camino de regreso al mundo de los muertos, un camino pleno de amores, de solidaridad, de memoria. #Sembramos Paz

 

 

Por: La13

 

 

          Foto: G. Archivo Familiar

 

La herida que la historia del Palacio de Justicia le dejó al país tiene varias vertientes que hemos buscado sanar de múltiples maneras; por encima de la mentira que han intentado convertir en versión oficial, los afectos han buscado la verdad y han visto cómo se va revelando, aún ante unos hechos confusos que el país sabe que fueron manipulados para ocultar la realidad. Fue Gustavo Petro, precisamente, el que nombró la ignominia que el Ejército planeó para acabar con una guerrilla querida, hasta el día de hoy: la retoma. Magistrados y mujeres y hombres del M-19 recibieron tiros de gracia que salieron de las armas del Ejército, después de haber provocado un incendio que acabó con archivos importantes para saber la verdad de la guerra sucia que campeaba por doquier. Todo lo que aquí decimos está comprobado, no hay necesidad de inventar nada. Tenemos la verdad y nos corresponde decirla, para que pongamos en paz los dolores, la memoria, nuestra historia personal y colectiva.

 

Están volviendo y la marca de los tiros de gracia nos da la verdad en torno al honor, que siempre fue parte de cada acción política del M-19.

 

Están volviendo y sabemos que ningún fusil del eme fue disparado en contra de ninguna persona que estuvo en la retoma.

 

Están volviendo y ahora podemos ayudar a exorcizar el dolor por haber caído en manos de quienes les torturaron hasta la muerte.

 

Están volviendo y nuestra cadena de afectos se vuelve a tejer para darles paz y luz en el camino que aún recorren junto a nosotras, porque aquí están, aquí traemos su nombre, su vida, su amor por la libertad, para que la memoria sea justa.

 

Conversamos con Nancy Medina Olaya sobre ese camino de regreso a casa al que ella y su compañero El Flaco le han puesto amor y empeño para que se haga realidad. No les impulsa otra cosa que no sea el afecto. Esta es su palabra:

 

La13. ¿Cómo ha sido este proceso de encontrar y traer a nuestras hermanas y hermanos con sus familias de sangre y de afectos?

 

Nancy Medina Olaya: Ha sido un proceso largo y doloroso, que también nos ha ayudado a reflexionar sobre la manera en que se vive la desaparición forzada en medio de un país que, aunque lo aseguren, aún no está en posconflicto. La mayoría de las familias han sido bonitas con nosotros, hemos ido a buscarles como parte de la historia del M-19, nos han permitido estar junto a ellas, nos han dicho que sienten que “a ustedes también les pertenece” la persona, entonces nos han dejado que en estos momentos recibamos a nuestros muertos y muertas, porque es un duelo que ninguno de nosotros hemos hecho, ninguno de nosotras, y ahora sabemos que, aunque en algunos casos no conocimos a esa compañera o compañero, es necesario hacer el duelo. Las familias has sido generosas también en dejarnos asistir, ser parte, nos han permitido todo el tiempo que estemos allí en el espacio legal que dispone la Fiscalía, del que dicen, solo la familia puede estar, ellos dicen: ‘no, por favor, que también estén aquí’. Entonces ha sido bello, porque han reconocido sin dolor que esa persona compartió más con nosotros que con su familia de sangre… y bueno también la familia M, cuando saben de la búsqueda aportan y se empeñan en el quehacer… Eso ha sido muy bonito.

 

           G. Archivo Familiar           G. Archivo Familiar           G. Archivo Familiar           G. Archivo Familiar           G. Archivo Familiar          G. Archivo Familiar           G. Archivo Familiar           G. Archivo Familiar1 - 9<>

 

La13: Sabemos que se necesita un soporte legal para que usted y el Flaco hagan este proceso ¿De qué manera lo han hecho?

 

NMO: Nancy contesta conmovida: En algún espacio dije, con la Fiscalía que también han estado todo el tiempo ahí: nosotros tenemos un Colectivo de Mujeres Excombatientes y nuestra RedMujerex, y podemos reclamarlas, porque también faltan varios compañeros y compañeras por reclamar. Así lo estamos haciendo. El problema es conseguir los ADN para identificarles. Los de la fiscalía han hecho este difícil trabajo, y nos dicen que ellos están dispuestos a lograrlo, agradecen que haya tanta disposición por parte nuestra a buscarles, apoyar…. A veces resulta clave una palabra, o descubrir  y saber en dónde estuvo… Estar en este proceso nos ha enseñado como es el procedimiento…

 

La13: Cuando despidieron a Mónica, de Cali, hicieron una exposición…

 

NMO: Sí. Esa exposición la hicimos con El Flaco. A nosotros nos pasaron las fotos y las ampliamos mandamos a hacer todos los marcos: ese fue el aporte de nosotros del M.

 

La13. En Venadillo despidieron a Ángela, Clara se llamaba con nosotras. Para mí fue impactante volver a verla en fotos. Sentí alegría porque después de 32 años volvió a casa, pero me dio una tristeza infinita saber que había muerto así y hasta ahora me estaba enterando.

 

NMO: Si, fue en Venadillo, allí asistimos como en otras ocasiones con compañeros del M, compañeros y compañeras de Ibagué, Casanova y Martha Ayala, ellos fueron a la despedida, también se han comprometido. El Flaco Grajales ha estado buscando a su compañera y entonces él ha estado muy atento.

 

La búsqueda de nuestras compañeras y compañeros ha tenido varias etapas. Cuando Antonio Navarro fue Senador una de nuestras compañeras, Pinina, fue la encargada de recopilar información, datos, fotos, de cada una de las personas que buscamos. La Negra Vásquez también estuvo en esa etapa y aunque la búsqueda se detuvo, apenas hubo la posibilidad de retomar el tema lo hicimos. Siempre hay dificultades, eso no se puede negar, pero siempre hemos dicho ‘pues no paremos, miremos a ver, apoyemos, sigamos’.

 

Para nosotros lo importante es encontrarlos y encontrarlas, porque son nuestros muertos. Ahí también ha estado muy metido José Hilario, él siempre ha llevado la parte jurídica, pero además su compromiso es total. Ahora en esta última etapa nos encontramos con Pablo Cala, (abogado conocido porque busca a personas desaparecidas). Él interpone demandas y cosas de tipo legal desde la Fundación Hasta encontrarlos. Hay más restos, pero nos toca buscar a la gente, o sea que el proceso sigue. Estamos buscando más familiares, para que aporten el ADN, también nos ha pasado que hemos encontrado familiares que dicen ‘No vamos a dar el ADN’…  todo eso ha pasado...

 

Hay más restos, pero nos toca buscar a la gente, o sea que el proceso sigue. Estamos buscando más familiares, pues para que den el ADN, también nos ha pasado que hemos encontrado familiares que dicen ‘No vamos a dar el ADN’…  todo eso ha pasado...

 

La13: Claro, debe ser que también se les mueven muchas cosas, son muchos años…

 

NMO: Y a la gente le da miedo y hay temores. Hay otras personas que también dicen ‘nosotros no queremos meternos en eso, la persona que se metió ya se murió, ya dejemos así’, y una también entiende eso, pero mire que la mayoría dicen de pronto que no, pero después han ido, es el miedo.

 

La13: La familia es más extensa de lo que se imaginan y para nosotros es importante darles el último adiós, en afecto, que es lo que nos mueve.

 

NMO: Y eso también sorprende a las familias: ver un resto de gente pidiendo que por favor donen la sangre, porque eso hemos dicho. Sólo queremos que nos presten el poquito de sangre para poder reconocerlos. Nos han dicho que tenemos posibilidad de reclamarles como Red Mujerex o Colectivo Mujerex, pero cómo reclamar, si no nos conceden un poquito de sangre no podemos comprobar nada… es que hay muchos restos, hay como de 200 y pucho de personas, entonces no podemos ir resolviendo sin las muestras de sangre, no tenemos cómo.

 

La13: ¿Estamos hablando de los restos que estaban en la Universidad Nacional hace algunos años?

 

NMO: Sí, son esos y otros que han ido sacando, por ejemplo de los que sacaron el año pasado de la gente de la cafetería. Ahí encontramos a otra compañera, porque los restos se han confundido incluso con restos de la gente de Armero. Como hay tantos restos toca seguir todo el proceso de verificación, y a nuestras compañeras y compañeros los asesinaron a tiros… Es que todo se está moviendo. Ahoritica hablé con María Rodríguez, la compañera de Andrés Almarales, porque hay un problema que toca ir a resolver: sobre los restos de Almarales, al parecer toca hacer otra prueba de ADN. Imagínese, eso también es enredadito: una lo que hace es acompañar. Créame que es importante el acompañamiento, porque hay gente que se ha motivado, hay gente que ha dicho, ‘sí, hagamos la prueba ya que molestan tanto, pues los de la Fiscalía también están comprometidos, es una gente que le ha metido ganas a esto, para aprovechar que como que está todo en conjunto. La otra semana tenemos reunión con la Fiscalía para ver cómo seguimos avanzando, son dos fiscales los que se encargaron directamente para este caso; uno de ellos se llama Jorge Sarmiento.

 

 

           G. Archivo Familiar           G. Archivo Familiar           G. Archivo Familiar           G. Archivo Familiar           G. Archivo Familiar           G. Archivo Familiar           G. Archivo Familiar           G. Archivo Familiar2 - 8<>

 

La13: Estamos hablando de procesos humanos, con virtudes y defectos…

 

NMO: Sí, ellos vuelven, insisten… Las familias hacen la parte bonita, la parte más humana. Por ejemplo, la familia de la Gorda se dio cuenta del afecto de Abraham, el compañero que tuvo en el eme… es que yo no he visto a alguien tan comprometido y tan enamorado… Los de la Fiscalía hicieron una carta de agradecimiento en la que nos nombran ‘compañeros del M-19’, y me la pasaron a mí, porque he estado encabezando. Ellos la firman como Fiscalía.

 

La13. ¿Esta búsqueda que empezaron a hacer fue por iniciativa de la Fiscalía?

 

NMO:  No, quienes empezaron fueron, Pinina, la Negra Vásquez, Javier Grajales, José Hilario, Facundo, Abraham y otros hace años, y nosotros retomamos el tema junto con varios de ellos hace dos o tres años, más o menos, y luego la Fiscalía nos buscó por medio de María José, hablamos con ellos, nos han invitado a varias charlas, a reuniones y todo esto ha resultado por este par de años de búsqueda.

 

La13: Esta historia es mucho más bonita de lo que yo me imaginaba…

 

NM: Sí, ha sido un interés personal, pero también colectivo, ha sido de la gente del M-19, buscando su memoria y sus muertos. Lo que pasa es que nos empecinamos un poco en el tema, pero no tiene que ver con ninguna institución pública o privada. Pero eso viene de tiempo atrás, eso viene de búsquedas desde siempre.

 

La13: A mí me buscaron cuando estaban buscando datos con quienes les habían conocido, pero me preguntaba por una compañera con un nombre que no ubicaba, hasta que la vi en las fotos supe que era Clara y que por supuesto la había conocido. Ella era de Venadillo.

 

NM: Ha sido una cosa bella buscar los nombres de la gente. Tenemos un archivo en el que registramos todos los nombres: cómo le decían aquí, allá; ella tenía un lunarcito aquí… ha sido así para construir un documento que al final lo pasamos a la Fiscalía. Ellos dicen que ha sido supervalioso lo que se ha ido reconstruyendo entre todos, con la gente del M-19, pues también es un trabajo de a poquitos.

 

La13: Y esta familia del eme ha estado ahí, claro.

 

NM: Sí, se debe dar el crédito a todo el mundo, a los anónimos que casi siempre son más. Ha sido un empeño colectivo, nos han aportado desde los espacios donde han podido, lo poquito o lo mucho que se recogió antes nos ha servido para avanzar, eso hay que recalcarlo. Y seguimos esperando a que más familiares nos ayuden a rescatar los restos de los que aún nos hacen falta y de muchos otros desaparecidos en otras circunstancias, como testigos mudos de la violencia que hemos vivido. Y queremos rescatarlos para que nunca más se repitan estas historias de dolor que nos atraviesan.

 

Sí, entramos al Palacio de Justicia, pero ni íbamos a suicidarnos, ni queríamos asesinar a nadie: lo que buscábamos era que nos oyeran otra propuesta de paz y convivencia, porque el gobierno de Betancur y las Fuerzas Armadas estaban asesinando otra vez las esperanzas de paz de nuestra Colombia. Han pasado 32 años y seguimos sin saber toda la verdad, pero gracias al empeño amoroso de nuestras compañeras y compañeros del eme estamos aclarando la maraña que el país necesita saber, con todas sus consecuencias, para pasar la página y continuar sembrando paz.

 

Aquí la Carta de la fiscalía

 

 

      Album Familiar:

COMENTARIOS

© La 13 Revista Virtual. Web Onca creativa

  la13revista@gmail.com                          colectivomujerexpaz@gmail.com

Bogotá, Colombia