Publicación de la Red Nacional de Mujeres

Excombatientes de la Insurgencia

CÚCUTA, EL CONTACTO FRONTERIZO CON VENEZUELA

Por San José de Cúcuta entran a Colombia las miles de personas nacidas en Venezuela que buscan camino para sus vidas y las de sus familias. Es allá en Cúcuta donde se ve la resistencia del pueblo venezolano que no se deslinda totalmente de sus raíces, sino que busca maneras de ir y venir, de ganar unos pesos y llevarlos a ese país que en otros momentos ha recibido a millones de compatriotas nuestros, pero que ahora atraviesa una de las peores crisis de la región. La13 conversó con dos migrantes “pendulares” con el objetivo de reconocer que ellas son mujeres que están buscando el sustento, que no todas están la prostitución y que con sus historias de vida le enseñan a Colombia a ver las diferencias, que es lo mejor que dejan las migraciones por el mundo. #SembramosPaz

 

Por: Myriam Castrillón

 

 

                        Foto: Entrada a Cúcuta, por el puente Pedro María Ureña, sector Nuevo Escobal. / MC

 

 

La situación en Venezuela, conocida a nivel mundial, ha causado un éxodo masivo por las fronteras de Colombia, su vecino y aliado estratégico histórico.

 

Por el municipio de Villa del Rosario, donde llegan provenientes de San Antonio del Táchira y por el municipio de Cúcuta, a través del puente Pedro María Ureña, llegan proveniente de Ureña.

 

Según el Derecho internacional humanitario y los organismos internacionales, especializados en el tema, el venezolano que se dirige por diferentes motivos a otros territorios, a pie, por avión, por carro, por bus, no es migrante pues nadie lo está forzando a salir de su país, sino que son personas “con necesidades de protección internacional”.

 

En Nuevo Escobal, en Cúcuta, en el cual a través de un puente ubicado a 10 minutos caminando, se encuentra el puente Pedro María Ureña, que une a Cúcuta con el Municipio del mismo nombre del puente; Colombia y Venezuela unidas por un puente que siempre fue visto como un lazo de confraternidad y no como una separación fronteriza.

 

Por este puente, pasan a pie, diariamente más de 5000 personas, mujeres con niños y niñas, adolescentes, hombres, familias completas, caminando con maletas, morrales y bolsos. Algunos son pendulares, vienen a Cúcuta, dan vueltas, trabajan por días y regresan en la noche a Venezuela. Los puentes de ingreso, separados por vallas y personal uniformado de ambos países, inician su actividad desde las 5am hasta las 8pm, cada día.

 

Entre tantas historias nos encontramos con Esmeralda Villamizar, una mujer de 38 años de edad, venezolana, de profesión docente, madre de dos hijos de 16 y 14 años, a quienes dejó en Mérida con su esposo y sus padres. Ella dispuso venirse a ver cómo le iba en Cúcuta, para poder enviar dinero para el alimento de su familia, dejando atrás su trabajo, su casa, su familia, su vida.

 

Esmeralda decidió voluntariamente venir a Cúcuta, porque el sueldo que recibía no le alcanzaba para comprar ni un cartón de huevos. Al mes se ganaba 1800 soberanos al mes, que equivalen a $40.000 al cambio con nuestra moneda. Un cartón de huevos en Venezuela, cuesta 120.000 soberanos que son   $30.000

Esmeralda se encuentra viviendo en Aniversario I, en una pieza donde duerme en el piso. Ella se levanta a las 4am todos los días a hacer tortas de ayuhama que termina de hacerlas a las 10 am y a pie se desplaza hasta Nuevo Escobal, por la avenida, donde se demora todo el día vendiendo en una esquina, hasta las 9pm, cuando se devuelve a pie a su casa. De las tortas que vende se gana $15.000 diarios. De esos $15.000 diarios, guarda $6.000 para pagar el cuarto, $4.000 para comer durante el día y $5.000 que guarda diario para enviar a su familia en Mérida, Venezuela.

 

 

Foto: Con Esmeralda Villamizar, profesional  docente de Mérida que vive en Aniversario I  y vende tortas en Nuevo Escobal.  Foto autorizada por Esmeralda durante la entrevista. / MC

 

Así como Esmeralda, conocimos la historia de Lucía Manzines, quien llegó de Caracas con un grupo de amigos, dejando a su esposo e hijos. Lucía, es profesional en Trabajo Social y llegó con una maleta e ilusiones a ver qué puede vender o cómo puede encontrar trabajo, pues manifiesta que no hay dinero para comer. Nos dice que un kilo de queso cuesta 550 soberanos, que son $10.000 pesos y ella ganaba igualmente $40.000 al mes.

 

Y como si estas historias de pobreza no fueran suficientes, se sabe de la presencia de Grupos al margen de la ley, que están captando a las personas con necesidades de protección internacional a fin de involucrarles en diversos delitos, como el microtráfico y la prostitución.

 

En este momento han llegado diversos organismos internacionales a la región, quienes están apoyando a las personas de Venezuela en temas como atención médica, psicosocial y jurídica, además de que les brindan alimento, un lugar para bañarse, un espacio de acogida donde se les escucha y orienta, atendiendo principalmente en “primeros auxilios psicológicos”, por el impacto sufrido al tener que salir de su lugar de origen debido a la súper inflación generada, entre otras, por el clima de boicot económico, del fenómeno del acaparamiento, que no permite que el dinero ganado pueda cubrir las necesidades básicas de la población del hermano país. Otro apoyo importante es la comunicación a través de puntos de internet y wifi gratis, donde se permite que las personas consulten itinerarios, derechos, instituciones y rutas a seguir para lo que cada cual desea acceder. El lugar de mayor influencia y apoyo en la ciudad es Bethany Global, una Fundación internacional que trabaja con apoyo del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Refugiados, ACNUR, que cuenta con un centro de acogida, organizado con el propósito de apoyar, orientar y ayudar a personas, dar protección internacional, principalmente a madres gestantes, menores, adolescentes y familias.

 

 

                                     Foto: Caminantes que ingresan a Colombia, por el puente de Ureña. / MC

 

Enlaces de interés:

 

Migración, una historia compartida con Venezuela

http://www.urosario.edu.co/urosario_files/2e/2ee3361e-eec6-4230-925b-3e6d91c83ab0.pdf

 

Desde 2014 han ingresado cerca de 1.046.708 personas de nacionalidad venezolana.

https://www.eltiempo.com/especiales/migracion-de-venezolanos-en-colombia-cifras-e-historias-de-vida-72946

 

El Externado se compromete a realizar estudios y buscar salidas a la problemática

https://www.uexternado.edu.co/impactos-de-la-inmigracion-de-venezolanos-colombia/

 

© La 13 Revista Virtual. Web Onca creativa

  la13revista@gmail.com                          colectivomujerexpaz@gmail.com

Bogotá, Colombia