Publicación de la Red Nacional de Mujeres

Excombatientes de la Insurgencia

ECONOMÍAS PARA LA PAZ: NUESTRAS FORMAS DE VIVIR

Los diálogos de paz con el ELN se encuentran en un momento incierto. Pocos días antes de que el nuevo gobierno de Iván Duque asumiera la presidencia, asistimos a un encuentro por la paz en el que el tema central giró en torno a los avances y a esa incertidumbre que se respira aún en estos días. Hacemos pues un recuento de lo que allí sucedió, porque consideramos que es importante que la sociedad en general trate de estar enterada de estos diálogos para que, por la paz de nuestra Colombia, presionemos para que no se levanten de la mesa de negociaciones. #SembramosPaz

 

Por: Sebastián Echenique

 

Foto: justapaz

 

El día 3 de agosto nuestra Revista La13 asistió en la ciudad de Bogotá al Encuentro Nacional por la Paz de Colombia, evento convocado por múltiples organizaciones sociales, académicas, representantes de las víctimas, de las comunidades, así como figuras públicas y políticas quienes enviaron un mensaje conjunto de paz dirigido al Gobierno entrante. Dicho mensaje estuvo centrado en hacer un llamado para continuar el diálogo de paz entre el Ejército de Liberación Nacional y el Gobierno, al tiempo que instaron al presidente entrante a que tome en cuenta la participación ciudadana en la construcción de paz. En la carta, firmada por más de 1.200 organizaciones y personalidades de la academia y la sociedad civil colombiana, se afirma que la continuidad de las conversaciones de paz con el Ejército de Liberación Nacional “son fundamentales para cerrar el ciclo de la violencia política en el país y dar paso a una fase de transformaciones pacíficas” al mismo tiempo, señalan la importancia de “la protección del acuerdo de paz con las FARC” para la consecución de una paz estable y duradera. Finalmente, en vista de la evidente desidia con que la derecha ha tratado este proceso de paz y los diálogos con el ELN, se declaran los firmantes en “movilización permanente por la paz como derecho” afirmando que adelantaran una serie de acciones tendientes a la protección de la mesa de conversaciones entre el Gobierno y el ELN.

 

Cierre del sexto ciclo de conversaciones

 

Este encuentro se desarrolló luego de finalizado el sexto ciclo de conversaciones entre el Gobierno y la delegación de paz del ELN en la Habana, Cuba. Al cerrar dicho ciclo el comandante Aureliano Carbonell, miembro del equipo de trabajo en la mesa de conversaciones y quien está a cargo de la comisión “Participación de la sociedad en la construcción de la paz”, señaló que, justamente, este tema es el primero en la agenda de negociaciones dado que “es vital en el diseño del proceso entre el Gobierno y el ELN”, así mismo aseguró que es este punto, el de participación de la sociedad, el que más consenso tiene tanto por parte de la comunidad internacional como por parte de las organizaciones civiles y territoriales que más han sufrido el conflicto. Si bien reconoce este tema como complejo, es consiente que respecto al Gobierno “en la mesa estamos sentados desde dos orillas opuestas” por lo mismo, refiere el problema de la participación como un problema fundamental para entender el conflicto colombiano, pues es un problema que radica en cómo se entiende la democracia y cuál el nivel de participación de la ciudadanía en la democracia colombiana. A pesar de la complejidad que supone lograr un acuerdo total sobre este tema, se logró acordar ciertos anunciados generales o “fundamentos” sobre la participación de la sociedad civil en la construcción de paz, entendiendo que dicha participación tendrá un enfoque territorial, temático y sectorial, teniendo en cuenta tanto la opinión de las comunidades como la de los empresarios para, de esta manera, realizar una síntesis que recoja las ideas de la sociedad sobre los temas democracia para la paz, transformaciones para la paz y el tema de víctimas. Sobre este punto, que se avanzó mayoritariamente durante el quinto y el sexto ciclo de conversaciones, los negociadores de paz del ELN buscaron poder llegar a un acuerdo antes de que terminará el gobierno del presidente Santos con el fin de garantizar un “papel protagónico de la sociedad” para generar un “dialogo nacional” participativo en “búsqueda de una visión común de paz y unas perspectivas nuevas para el país”, pero lamentablemente no fue posible lograr dejar este tema zanjado con el Gobierno antes de finalizar este último ciclo.

 

Por otra parte, Bernardo Téllez, miembro de la comisión sobre “Asuntos humanitarios y cese al fuego bilateral”, dijo respecto a los avances en estos últimos ciclos de conversaciones con el Gobierno que para ellos “el primer tema, en el inicio de las conversaciones, fue acordar un marco de referencia común que incorporará el Derecho Internacional Humanitario como marco de referencia para hacer los acuerdos (…) en ese sentido se acordó, el 4 de septiembre de 2017, el primer cese al fuego bilateral, nacional y temporal que ha acordado el Ejército de Liberación Nacional en toda la historia de los diálogos con distintos gobiernos, por tanto, esto se convierte en un hito histórico. En segundo lugar, hemos avanzado en el sentido de que el criterio de construcción de acuerdos es a partir sobre lo que se ha avanzado, sobre lo ya acordado; en ese sentido, para avanzar en la construcción de un nuevo acuerdo de cese al fuego bilateral, temporal, nacional (que sea un poco mejor y más robusto) se parte del acuerdo de Quito del 4 de septiembre de 2017 y, a partir de eso, se construye la base de ese nuevo acuerdo de cese al fuego”.

 

También señaló que para el ELN los objetivos de un cese al fuego “debe ir más allá de la mera suspensión de las acciones armadas entre las partes, en la situación compleja que vive Colombia [el cese al fuego] debe proporcionar otros alivios humanitarios a la población” de manera que un eventual cese al fuego bilateral entre las partes propicie otras medidas humanitarias que beneficien a la población que ha sufrido de primera mano el conflicto. En este sentido, señala el comandante Téllez, se ha avanzado en la construcción de “un marco político general de lo que sería un acuerdo de desminado humanitario en algunas regiones del país, está avanzado que íbamos a comenzar en el departamento de Nariño”. Así mismo, se avanzó en temas relacionados a un posible acuerdo humanitario en el Chocó mediante la realización de diálogos sociales y humanitarios buscando “que el alivio humanitario llega a las regiones más allá del cese al fuego”, ya en el tema de cese al fuego señaló que “se avanzó en la construcción ya propiamente del cese al fuego en más de un 80% de sus bases”, así como señaló también que en el tema del mecanismo de veeduría y verificación ya hay acuerdo en los protocolos a utilizar.

 

Foto: www.colombiainforma.info

 

 

Diálogo amenazado

 

Al finalizar la rueda de prensa, Pablo Beltrán, jefe de la delegación de paz del ELN, hizo un llamado “a no dar marcha atrás” señalando la firme voluntad de esta guerrilla por perseverar en lo ya avanzado para lograr firmar un acuerdo de paz con el Gobierno, en ese sentido, finalizó la conferencia de prensa declarando que “al nuevo gobierno le decimos: la delegación está acá, la mesa está acá; cerramos un sexto ciclo y esperamos abrir un séptimo con el gobierno que llega. Estamos esperando que una vez se posesione el 7 agosto, haya ese tipo de respuestas”. La respuesta no se hizo esperar, una vez asumido el gobierno de Iván Duque éste señaló que "Durante los primeros 30 días de nuestro Gobierno vamos a realizar una evaluación responsable, prudente y completa del proceso de conversaciones que durante 17 meses se ha adelantado con el ELN" pero a continuación y de manera a priori a dicha supuesta evaluación condiciona el diálogo con el grupo insurgente argumentando que "un proceso creíble debe cimentarse en el cese total de acciones criminales", lo cual resulta evidentemente utópico dado el carácter subversivo de dicha organización. Si bien el presidente Duque asegura que para llevar a cabo la mencionada evaluación tendrá en cuenta la opinión de la iglesia católica y "los países que han venido apoyando dicho proceso", es fácil darse cuenta del poco interés con que el Gobierno maneja este importantísimo tema. Al finalizar el plazo de 30 días autoimpuesto por el nuevo gobierno, el presidente Duque siguió explorando esta vía de negociación señalando que “es por eso que hasta que no se cumpla esa premisa, nosotros no vamos a designar a nadie para que se siente en esa mesa ni tener ningún tipo de aproximación (…) nosotros hemos dicho que como Gobierno tenemos toda la voluntad, pero sí y sólo sí hay un camino creíble y ese camino debe empezar por dar por terminadas todas las actividades criminales, empezando por la liberación de todos los secuestrados”.

 

Más tarde, el alto comisionado para la paz, Miguel Ceballos, insistió en que la práctica de presión política mediante la violencia debe olvidarse en Colombia agregando que “nosotros [el Gobierno] ya estamos en la implementación de un acuerdo con un grupo político, que se reincorporó a la sociedad, lo mínimo que debe hacer el ELN es respetar la ley y la Constitución”, al mismo tiempo el señor Ceballos de manera majadera, insiste en buscar aclarar la presencia guerrillera en Venezuela señalando que “ese es un punto que debe aclarar muy bien esa organización, porque es imposible llegar a considerar un cese al fuego, cuando parte de la tropa o de sus miembros está en un país ajeno”. Difícil resulta entender, a todos quienes buscan la paz de Colombia, la importancia que pueda tener la presencia guerrillera en el vecino país cuando se trata justamente de cesar sus actividades mediante un acuerdo de paz. Respecto a estas declaraciones del Gobierno, Pablo Beltrán señaló en entrevista para RPTV Noticias que “ese es otro mito que se han inventado en Washington, que es que la dirección del ELN está en Venezuela. No, la dirección del ELN está al frente de sus hombres y yo no encuentro ninguna asociación entre un cese al fuego y dónde estén los jefes del ELN". Recientemente, el presidente Duque viajó a Estados Unidos para asistir a la Asamblea General de las Naciones Unidas, a su llegada a Nueva York insistió en que el Gobierno tiene “toda la voluntad de diálogo siempre y cuando entreguen los secuestrados y pongan fin a las actividades criminales", sin dar ninguna señal real de buscar un diálogo con la organización insurgente en armas más antigua del planeta, sentenciando que sería “inviable” establecer conversaciones con este grupo subversivo sin que éstos entreguen a los más de diez retenidos que la organización aún mantienen en su poder.

 

Foto: www.colombiainforma.info

 

La reacción de la sociedad

 

Las reacciones por parte de las organizaciones, países y personalidades que han acompañado este proceso no se hicieron esperar. Alberto Brunori, representante de la oficina de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Colombia, durante la celebración de los 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, insistió en que los diálogos con el ELN deben continuar haciendo “un llamado con la esperanza de que se puedan encontrar puntos de acuerdo y retomar una vía del diálogo con los tiempos que establezcan las partes. Esperemos que se tomen las decisiones más oportunas para volver a la mesa de diálogo”. Así mismo, Ariel Ávila, subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, manifiesta su preocupación por las exigencias del Gobierno asegurando que “estamos en el punto de inicio, todo lo que se había avanzado se retrocedió y el gobierno tiene unas líneas que significan liberación de secuestrados, cese de hostilidades, pero el ELN lo que dice es que eso hace parte de las negociones y que no tomarán decisiones unilaterales”. Mientras, en el Catatumbo, el personero municipal de Teorama, Ever Pallares, hizo un llamado al diálogo desde esta zona azotada por la violencia, asegurando que si estos diálogos entre el Gobierno y el ELN “se suspenden va haber un incremento de violencia en la zona, realmente, hacemos un llamado al gobierno nacional y al ELN que llegase a compromisos serios donde, efectivamente, haya acuerdos que favorezcan a la sociedad y a las comunidades”. También desde la academia se pronunciaron señalando, por ejemplo, “el Centro de Pensamiento y Seguimiento a los Diálogos de Paz de la Universidad Nacional considera que las condiciones sí están dadas para que el diálogo entre el Gobierno y ELN continúe, haciéndole los ajustes que las nuevas condiciones imponen y que sean acordadas entre las partes. Pero, sobre todo, por el hecho evidente de rechazo cada vez más amplio en la sociedad a la continuación de la guerra y el reclamo de muchos sectores por una paz completa". Mientras tanto, en la Colombia profunda, los enfrentamientos entre el Ejército y el ELN se recrudecen como los recientemente ocurridos en el municipio de Murindó en Antioquia, donde miembros de una comunidad indígena quedaron atrapados por el fuego cruzado entre las tropas del Gobierno con las tropas guerrilleras. Al respecto, señaló para Canal1 Richard Sierra, consejero de justicia de la Organización Indígena de Antioquia, que según los relatos de la comunidad afectada “se registraron unas ráfagas de fusil desde un helicóptero hacia unos comuneros indígenas que se movilizaban hacia la comunidad, los confundieron y una mujer embarazada se desmayó, es preocupante la zozobra. Igualmente rechazamos estas acciones armadas’’, así mismo agregó que “es bastante preocupante que queden expuestos, estas operaciones merecen análisis, ha habido sentencias de la Corte que obligan a la concertación de este tipo de acciones en coordinación, no se puede ser tan imprudente afectando la vida y el territorio indígena’’. Como era de esperar el Ejército no se pronunció sobre este tema ni emitió un comunicado oficial sobre sus acciones en el mencionado municipio.

 

Foto: www.elpais.com.co

 

Por más trabas al diálogo la esperanza de paz no cede

 

El pasado 7 de septiembre se llevó a cabo, por parte de un comando del ELN bajo las ordenes de “Uriel”, el “secuestro” de la menor de edad Mayerly Cortés Rodríguez, perteneciente a la comunidad de Orpúa, Bajo Baudó (Chocó), hecho que fue calificado por el presidente Iván Duque como una “infamia” señalando que “lo que ocurrió ayer es la demostración de la cobardía. Secuestrar una niña de 15 años, después de haber liberado a unos secuestrados, y decir que ella es una informante me parece que es una infamia con la niñez colombiana”, pero el presidente de Colombia omitió referirse a las acusaciones por parte del ELN y a la posterior confesión de la mencionada menor de edad sobre el hecho de ser efectivamente una informante de las Fuerzas Armadas, en una práctica conocida pero silenciada durante años. Dadas las acusaciones surgidas por este caso el vicealmirante Orlando Romero Reyes, comandante de la Fuerza Naval del Pacífico, aseguró que ya iniciaron “la comunicación con el comandante del Batallón 22 que se encuentra en esa zona quien nos comenta lo siguiente: primero, la Armada nacional no tiene ni cuenta con colaboradores menores de edad y, segundo, la institución es respetuosa del cumplimiento de los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario”. Por otra parte, el comandante Uriel del ELN, quien lideró la retención de la menor al reconocer ésta su papel activo como informante de las Fuerzas Militares, señaló que la Armada “incumple el Derecho Internacional Humanitario, involucrando población no combatiente en el conflicto bélico, con el agravante de ser menores de edad. La joven Mayerly Cortés Rodríguez reconoció su papel activo como informante de las Fuerzas Armadas”, también desde el sitio web de la delegación de paz del ELN acotaron que “revisando, como ha manejado las Fuerzas Armadas estos asuntos, encontramos información pública, que reporta que el año 1992, el Mayor General Harold Bedoya Pizarro, siendo comandante de la Primera División del Ejército creo, las “Chicas de Acero”, una estructura para la participación de mujeres menores en actividades de apoyo a operaciones cívico –militares y psicológicas. A partir del año 1998 las “Chicas de Acero” fueron incluidas, por los Batallones, en actividades de inteligencia (…) Ese es resultado de lo que un Gobierno llamó Guerra Integral, que llevó a las Fuerzas Armadas a incluir a civiles menores en actividades contrainsurgentes”. Luego de liberada la niña, en que una vez más el show mediático fue llevado a cabo de manera prolija exaltando la “cobardía” e “infamia” de los miembros de la organización guerrillera sin siquiera cuestionarse las graves acusaciones hechas por el ELN respecto al reclutamiento de menores por partes de las fuerzas estatales.

 

Desde estas páginas exhortamos al público lector de nuestra revista La13 a seguir construyendo paz desde nuestros territorios, desde nuestras militancias y desde nuestras individualidades, tal como en el Encuentro Nacional por la paz de Colombia en donde se manifestaron por la paz diversas personalidades colombianas dentro de las cuales destacó la presencia de los senadores Alberto Castilla, Antonio Sanguino y Carlos Antonio Lozada (de los partidos Polo democrático, Partido Verde y Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, respectivamente), el expresidente de la república Ernesto Samper, Francia Márquez lideresa de comunidades negras, Luis Kankui consejero mayor de la Organización Nacional Indígena de Colombia, Luis Sanabria del Consejo Nacional de Paz, el defensor de derechos humanos Alirio Uribe, Marylen Serna vocera de Congreso de los Pueblos, Diana Sánchez de la asociación Minga, además de contar con la presencia de Gustavo Bell, antiguo jefe negociador del Gobierno. Todas estas personas defendieron los esfuerzos realizados durante el gobierno anterior y respaldaron a la delegación de paz del ELN para que continúe en la búsqueda de una paz estable y completa para nuestro hermoso país.

 

A pesar de las diferencias que existen entre ambas partes y que, de paso, entorpecen este vital proceso de paz en Colombia, existe un sentimiento de esperanza tanto en la comunidad internacional como al interior de cada una de las partes de que retomar el diálogo no es un imposible sino todo lo contrario, es una situación impostergable, que ni el Gobierno ni la insurgencia pueden desconocer: Colombia exige paz y el mundo entero

 

Foto: caracol.com.co

 

Enlaces de interés:

 

https://www.youtube.com/watch?v=uj0ve4WVg0E

 

http://caracol.com.co/radio/2018/08/07/politica/1533677493_261781.html

 

https://www.semana.com/nacion/articulo/dialogos-con-el-eln-centro-de-pensamientopropone-a-ivan-duque-acelerar-el-dialogo/582120

 

https://canal1.com.co/noticias/nacional/comunidad-indigena-en-medio-de-fuertesenfrentamientos-entre-ejercito-y-eln-en-murindo/

 

https://www.elespectador.com/noticias/politica/duque-dice-que-mantiene-voluntad-dedialogo-con-la-guerrilla-del-eln-articulo-813841

 

http://www.wradio.com.co/noticias/actualidad/no-habra-nuevos-delegados-hasta-que-eleln-libere-todos-los-secuestrados-miguel-ceballos/20180920/nota/3801552.aspx

 

http://noticiasrptv.com/presencia-de-comandantes-del-eln-en-venezuela-es-un-mitopablo-beltran/

 

https://www.rcnradio.com/colombia/dialogos-con-eln-deben-continuar-onu

 

http://caracol.com.co/emisora/2018/09/21/cucuta/1537534993_072151.html

 

https://www.elpais.com.co/proceso-de-paz/no-estamos-obligados-a-cumplir-la-legalidadque-exige-duque-eln.html

 

https://www.rcnradio.com/colombia/eln-acuso-menor-secuestrada-de-ser-informantede-las-fuerzas-militares

 

http://eln-voces.com/debate-los-menores-la-guerra

COMENTARIOS

© La 13 Revista Virtual. Web Onca creativa

  la13revista@gmail.com                          colectivomujerexpaz@gmail.com

Bogotá, Colombia